Así logré perdonarme a mí misma por mis errores del pasado